La chispa de 2015. Primera parte.

Es hora de recapitular recibiendo en batín el 2016 y como aquí somos amigos de las listas vamos a proponer algunas canciones que en mi humilde, que no modesta, opinión todo el mundo debería haber disfrutado el año muriente.

Y para empezar una mujer, Julia Holter, numina de la melodía y su maravillosa Sea calls me home. Esta sencilla dama es capaz de tejer con mimbres diversos como silbidos o con un saxo libre de amor supremo canciones soberbias en su disco Have you in my wilderness. Esta tonadilla en concreto gira en torno a escapar de las cosas que no te dejan descubrir la libertad. El video es precioso, evocador y verla bailar anima a enamorarse de esta mujer. Feel you también estaría en la lista si pudiera repetir.

La maldición del difícil segundo disco cayó sobre Ought pero aun así se puede rescatar Beautiful blue sky y ponerla en un pedestal bien alto, principalmente por la personalidad a la hora de cantar, interpretar diría, de Tim Darcy, enfatiza, con distintos registros y tonos alzándose sobre una música que envuelve la pieza con un estilo parco y poco ornamental, tipo Albini. A mí me suenan a los Talking heads.

Rachel Grimes ha vuelto y por todo lo alto, con un disco donde deja pie a que el piano no sea el principal protagonista y en The Herald acepta un solo de saxofón a cargo de Jacob Duncan pertenciente a Liberation Prophecy que haría levantarse de la tumba a John Coltrane para aplaudir.

Para mí el mejor disco del año ha sido el de Blanck Mass – Dumb flesh (Sacred-Bones 2015) , cualquiera de sus canciones podría ser elevada al olimpo de mi selección pero lo haré con la primera del lote: Loam, por rara con el sample de voz invertida (que querrá decir?) y ese final deconstruido, no sé con qué maquinas sinusoidales u osciladores trabaja Benjamin John Power pero las texturas que dispensa y los ritmos que genera me hacen solazarme.

Courtney Barnett está en boca de todos con sus dos últimos discos de rock, hasta los medios mainstream le premian en su Australia natal, es sin duda una de las ausencias que el Primaverasound aún no ha satisfecho, gusta por donde quiera que va, tiene un single potente y lenguaraz en Pedestrian at best, pero a mí me ha tocado más la fibra Kim’s caravan.

Puede un grupo de pop ser totalmente desconocido a pesar de la promoción tres canciones en una película de Sofia Coppola, haber hecho uno de los mejores álbumes de los últimos tiempos (Pet Grief-2006) y una retahíla de singles impecables. Si, a The Radio Dept los conocemos cuatro matados y nos encantan, en 2015 han sacado un Ep Occupied con la homónima canción titular, un himno bailable y triste a la vez, marca de la casa.

Iskra significa chispa, Iskra String quartet son un grupo de músicos de cámara que para celebrar su diez años tocando juntos para distintos compositores han realizado el disco Iskra. Entre las composiciones que han revisitado se encuentra Chorale (five), escrita originalmente por Peter Gregson para la BSO de la película Touch, la canción original es ¿floja? Pero la versión realizada para este disco es, sin duda, lo más cercano que puedas estar de un orgasmo tántrico.

Despues de brindarnos Lonerism, el mejor disco del 2012 para un servidor de ustedes, Tame Impala inicio el 2015 con el single Let it happen, una canción perfectamente resuelta, lo que más me fascina es como están conseguidas las transiciones de la canción, son de una naturalidad simplísima, parece como si la canción cambiara de sección rítmica de forma autoconsciente y autónoma. Y claro, tambien que es una canción perfecta para animarte el dia.

 

Continuará…